Un grupo de cuatro inmigrantes subsaharianos, con ayuda de escaleras, consiguió acceder ilegalmente a Ceuta después de saltar la doble valla fronteriza, casi dos años después de que esta zona fuera infranqueable para los inmigrantes.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil, los cuatro inmigrantes, originarios de Guinea, lograron saltar de madrugada los seis metros de altura de la doble valla situada en los 8,2 kilómetros de perímetro fronterizo terrestre.

La Guardia Civil abrió una investigación para determinar si hubo un fallo en los sistemas de alerta dispuestos en la valla, que no saltaron en el preciso instante en el que se producía el acceso de estas personas.

La entrada clandestina provocó que los inmigrantes se dejaran una parte de la ropa en el vallado fronterizo, lo cual fue comprobado por la Guardia Civil al acudir al lugar exacto donde se había producido la entrada.

Los inmigrantes se personaron en las dependencias de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, donde certificaron el pase ilegal por el vallado.