El PP aumentó el pasado octubre, justo antes del cambio de Gobierno y después de la huelga general, su ventaja electoral sobre el PSOE hasta los 7,9 puntos, un punto y medio más que tres meses antes, según se refleja en el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) presentado ayer.

Concretamente, al PP se le atribuye una estimación de voto del 42,2 por ciento, su mejor expectativa desde 2004, mientras que al PSOE se le calcula un apoyo del 34,3 por ciento, el más bajo de los ocho años de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, con lo que la diferencia entre ambos aumenta hasta los 7,9 puntos, frente a los 6,3 registrados en julio.

Eso sí, la base del estudio son entrevistas realizadas entre el 4 y el 14 octubre, con lo que recoge los efectos de la huelga general del 29 de septiembre pero no el cambio de Gobierno anunciado por el presidente el pasado 20 de octubre.

Según la encuesta, sólo un 18,7 por ciento de los encuestados se mostraba claramente dispuesto a votar al PSOE en el caso de que las elecciones fueran al día siguiente, una intención directa de voto inusualmente baja para los socialistas, pues la última vez que bajaron del 20 por ciento fue cuando el PP logró la mayoría absoluta en primavera de 2000.

Por contra, un 24,8 por ciento ya adelanta su intención de votar al PP, mientras que un 16,3 por ciento anuncia su abstención. Teniendo en cuenta las simpatías de quienes aseguran no tener intención de votar o que no saben por quién decantarse, el CIS eleva los registros del PP, que cumple un año y medio en cabeza, y del PSOE hasta el 28 y el 24,9 por ciento respectivamente en la categoría de ´voto más simpatía´.

Al final, el CIS otorga una estimación de voto al PP del 42,2 por ciento, su mejor registro desde que perdiera las elecciones de 2004 y dos puntos por encima de su resultado de las generales de 2008.

Los ministros mejor valorados antes de la remodelación de Gobierno eran el nuevo vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba (4,6); la titular de Defensa, Carme Chacón (4,3); y Trinidad Jiménez (4,1), mientras que los salientes son los que conseguían peores calificaciones.

En lo que a Cataluña respecta, CiU ganará las elecciones del 28-N con el 24,4% de votos, pese a bajar 1 punto, y aventaja al PSC –que iguala resultado (14,2%)– en 10,2 puntos, mientras que ERC (7,4%) sube 1,4, PPC sube 2,4, ICV-EUiA baja 0,4 y C´s sube 1,1, según el Centro de Estudios de Opinión (CEO).

Según dicho sondeo, la participación podría rondar el 64%, aunque este porcentaje tiene que ser tratado con "mucha prudencia", según indicó el director del CEO, Gabriel Colomé, ya que "no siempre va a votar la gente que dice que lo hará", con lo que debe aplicarse "el método House –serie televisiva– de que todo el mundo miente".