Benedicto XVI "quiere bien a España y al pueblo español", está muy agradecido a la Familia Real y al Gobierno por el interés que demuestran por su visita y no considera "un feo" que el presidente Zapatero no asista a la misa que oficiará en Barcelona, en cuyo aeropuerto se reunirán.

En una entrevista, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, analizó el segundo viaje del Papa a España, el 6 y 7 de noviembre, y se refirió al que realizará a Madrid en 2011, lo que convertirá a España en el tercer país más visitado por Benedicto XVI en sus seis años de Pontificado.

A la pregunta de si Benedicto XVI siente predilección por España, el jesuita Lombardi (Saluzzo, Italia, 1942) dijo que es una "verdad sacrosanta que el Papa quiere mucho a España, al pueblo español", al igual que quiere a todos los pueblos del mundo.

"Se puede decir que es privilegiada por el hecho de que la haya visitado en más ocasiones. A ese privilegio contribuye el que se han celebrado en España eventos muy importantes para la Iglesia universal, como el Encuentro mundial de la Familia en Valencia, ahora el Año Santo Jacobeo y el año próximo la Jornada Mundial de la Juventud, que facilitan que el Papa vaya", afirmó Lombardi.

Sobre las relaciones entre España y la Santa Sede, Lombardi las calificó de "serenas y positivas" y destacó las recientes visitas al Vaticano del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

Respecto a que no está prevista la presencia de Zapatero en la misa que oficiará en el templo de la "Sagrada Familia" de Barcelona, a la que sí asistirán los Reyes, y si el Vaticano lo considera un "feo", un desaire hacia el Papa, Lombardi dijo que "no, para nada". Afirmó que la misa será un acto muy importante del viaje, pero que también es un momento de fe y que por ello cualquiera tiene plena de libertad de asistir o no a la Eucaristía. "Por parte del Vaticano no se obliga a nadie a ir a misa. Si hay autoridades que deseen asistir, muy bien. El que no asista Zapatero no es un feo hacia al Papa, de ninguna manera", subrayó el portavoz.