El Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluyó ayer que España no violó el Convenio Europeo de Derechos Humanos por la forma en que se celebró el juicio por el secuestro y asesinato de los presuntos miembros de ETA José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, reivindicado por el GAL.

El Tribunal de Estrasburgo examinó conjuntamente las tres demandas presentadas en 2003 por los ex guardias civiles Ángel Vaquero, Enrique Dorado y Felipe Bayo; el ex general Enrique Rodríguez Galindo; y Julen Elgorriaga, respectivamente, que fueron condenados a penas de entre 67 años y 8 meses y 71 años de cárcel.

La Sala Tercera del Tribunal de Estrasburgo falló que España no violó los artículos 6.1 (derecho a un juicio justo), 6.2 (presunción de inocencia) y 6.3 (derechos de la defensa) del citado Convenio.

Los cinco demandantes alegaron en sus escritos haber sido "víctimas de una violación del principio de presunción de inocencia y de los derechos de la defensa", y los tres primeros se quejaron también de que "el juez de instrucción se hubiera negado, por una decisión no motivada, a aceptar las pruebas propuestas".

Por otra parte, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, dijo que el Ministerio Público no ha recibido de las autoridades españolas una notificación formal sobre la solicitud de extradición del etarra deportado Arturo Cubillas.

Cubillas iba a declarar ayer ante el fiscal venezolano que investiga el caso a petición suya al ser reclamado por la Justicia española por presuntos nexos con la organización terrorista ETA y las FARC, pero la diligencia fue postergada hasta hoy.