La visita del Papa Benedicto XVI a España del próximo fin de semana va a movilizar miles de policías, guardias civiles y agentes de los Mossos d'Esquadra, en un operativo de seguridad que blindará Barcelona y Santiago de Compostela, ciudades en las que se van a celebrar los actos centrales de la visita papal.

Entre ambas ciudades, la Policía Nacional activará al menos 28 grupos de la Unidad de Intervención Policial, lo que supone unos 1.250 policías antidisturbios, a los que sumarán cerca de 2.000 alumnos de la Academia de Policía de Ávila que también colaborarán en las tareas de vigilancia.

Las seis horas que Benedicto XVI permanecerá en Santiago el próximo sábado obligarán a un despliegue sin precedentes en Galicia, con más de 6.000 efectivos policiales que velarán por la seguridad en el viaje del Pontífice.

En la capital gallega trabajarán más de 4.000 agentes de la Policía Nacional de las unidades de Intervención Policial, Unidad Central de Protección, GEO, Subsuelo, Guías Caninos, helicópteros, TEDAX, Información e Seguridad Ciudadana.

Otros 2.000 efectivos de la Guardia Civil serán los responsables de la custodia y protección del aeropuerto de Lavacolla y de la vigilancia del tráfico interurbano durante los desplazamientos de Benedicto XVI.

Cooperarán en el dispositivo de seguridad agentes de las policías Autonómica y Local, y en labores de logística, miembros de los servicios de Protección Civil y voluntarios del Xacobeo y del Arzobispado de Santiago de Compostela.

Alrededor de 300 voluntarios de Protección Civil se encargarán de funciones sanitarias, de alerta y apoyo; los del Xacobeo, de informar a los ciudadanos, y los del Arzobispado, de controlar los accesos a la Catedral y a sus zonas adyacentes.

Operativo similar se vivirá en Barcelona, donde el Papa consagrará el templo de la Sagrada Familia, la obra cumbre de Antoni Gaudí, cuyo proceso de beatificación está en curso.

La ciudad condal contará con uno de los mayores dispositivos policiales de la década que implicará a efectivos de la Casa Real, la Policía Vaticana, el Ejército del Aire, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona, además de Bomberos y equipos de emergencias médicas.

Los Mossos d'Esquadra activarán la mayoría de sus unidades especializadas, como la unidad canina, la del subsuelo, la brigada móvil y los grupos especiales de intervención (GEI), además de agentes de paisano.

La policía autonómica catalana movilizará también a muchos de sus agentes en prácticas para que colaboren en las tareas de seguridad, principalmente en el trayecto que realizará el Pontífice entre la sede del arzobispado y la Sagrada Familia en el 'papamóvil'.

Por su parte, la Guardia Urbana centrará sus esfuerzos en garantizar la fluidez del trabajo y colaborará en el dispositivo de seguridad de seguridad en los espacios públicos.