El juzgado penal número 2 de Tarragona condenó a un año de cárcel a Mohamed Benbrahim, imán de la comunidad de Cunit, por un delito de coacciones graves a Fátima Ghailan, marroquí de 31 años y mediadora cultural del ayuntamiento de esta localidad tarraconense.

La sentencia también condena a 9 meses de cárcel al presidente de la Asociación Islámica de Cunit, Abderraman el Osri, y a una multa de 730 euros a la hija del imán, Hafssa Ben Brahim, por el mismo delito de coacciones graves, mientras que absuelve a la esposa del líder espiritual, Zohra Aalalouch Ahmaddach.

Además, el juez prohíbe a los tres condenados acercarse a la víctima a menos de 500 metros y de comunicarse con ella durante un plazo de dos años, así como a indemnizarla conjuntamente con la cantidad de 1.500 euros por los daños morales ocasionados.

Sin embargo, absuelve al imán y al presidente de la Asociación Islámica del delito de calumnias que se les imputaba.

Los cuatro estaban acusados de coaccionar, calumniar y amenazar a la mediadora cultural marroquí, que se negaba a ponerse velo y conducía su propio vehículo.

El imán, su mujer y su hija recogieron firmas entre la comunidad islámica en contra de la mediadora, a quien llegaron a acusar de falsificar informes de arraigo social y de intervenir para que se denegaran ayudas sociales a musulmanes.

Si bien la sentencia recoge que ese escrito promovido por los condenados y del que recogieron firmas, en el que se criticaba la labor de Fátima Ghailan en el consistorio, "se enmarca en el ejercicio público de un derecho fundamental", considera que su presentación "constituye un subterfugio aparentemente legal".