El pleno del Senado ha aprobado este martes por unanimidad una moción de UPN que insta al Gobierno a rechazar todo tipo de acuerdos que Batasuna pueda alcanzar con fuerzas políticas democráticas y a mantener la unidad entre los partidos para que ETA no burle las leyes y pueda presentarse a las elecciones.

Una moción presentada por la senadora de UPN María del Mar Caballero, quien ha expresado su "preocupación" por los últimos "movimientos del entramado Batasuna-ETA" para participar en las municipales, "que se traducen en acuerdos políticos con formaciones legales como Eusko Alkartasuna o Nafarroa Bai".

Acuerdos, ha proseguido, que son "inmorales" para la sociedad y que "suponen un retroceso en lo avanzado en la lucha contra el terrorismo", por lo que "deben ser rechazados taxativamente".

La senadora ha criticado que el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijera hace unos días que los pasos que dé Batasuna no serán "en balde", lo que le hace concebir "dudas" sobre la posibilidad de que haya cambios en la política antiterrorista cuando ETA no ha demostrado haber parado su actividad.

"No estamos dispuestos a permitir que en el fin de ETA se busquen atajos", ha remarcado.

Caballero ha aceptado una enmienda transaccional firmada por todos los grupos, lo que ha permitido su aprobación por unanimidad de la Cámara -salvo cuatro abstenciones-.

El senador socialista José Miguel Camacho ha defendido la "claridad" con la que el Gobierno está actuando, sin cambiar su política antiterrorista, que está logrando "efectos positivos".

Con todo, ha exigido a todos "prudencia", y ha criticado la moción presentada por UPN, que no contribuye a la necesidad de "no hablar demasiado".

Ramón Rabanera, en nombre del PP, ha considerado que ante "tanto rumor" en los últimos días y ante los movimientos de ETA -que demuestran, a su juicio, que no se puede pensar en que la banda quiera abandonar la violencia- es necesario garantizar que la izquierda abertzale radical no pueda presentarse a las elecciones municipales de la primavera.

En los últimos años, ha recordado, se ha logrado aislar a Batasuna con la Ley de Partidos -que tenía "deficiencias" que se van a subsanar con la reforma de Ley Electoral acordada entre el PSOE y el PP-, y ha apuntado que ése debe ser el camino, "sin atajos".

Joseba Zubia, senador del PNV, ha defendido la discreción y la necesidad de "hablar poco" como mejor estrategia para combatir a ETA, y ha argumentado su adhesión a la moción "para no poner en riesgo la unidad de los partidos democráticos".

El senador de CiU Josep Maldonado se ha sumado a la unidad porque el terrorismo "no debe ver nunca que los partidos se enzarcen en luchas partidistas".

Y en la misma línea, Joan Sabaté, de la Entesa, ha considerado fundamental mantener la unidad de los demócratas, y ha criticado a quienes creen que el Ejecutivo está negociando con la banda terrorista o que pretende permitir que Batasuna se presente a las elecciones.

"No es bueno insistir en los posibles cambios en la política antiterrorista, sobre todo cuando no existen y son falsos; no se puede aludir a la posibilidad de que el Gobierno esté engañando a la sociedad sobre la lucha contra ETA, porque sólo favorece a los terroristas", ha reprochado.

Desde el grupo mixto, el senador navarro Francisco Javier Tuñón ha expresado su preocupación por la desconfianza entre los partidos democráticos.