La Fiscalía de la Audiencia Nacional considera que la causa por el asesinato en 1985 de Ángel Manuel Facal, en la que está procesado el etarra deportado a Venezuela Arturo Cubillas, ha prescrito, por lo que debe archivarse y no se puede reclamar la extradición del terrorista a Venezuela.

Sin embargo, Cubillas tiene abierta otra causa en la Audiencia Nacional por la que el Gobierno ya ha solicitado su extradición a Venezuela: la que instruye el magistrado Eloy Velasco y en la que se investiga la supuesta alianza entre ETA y las FARC colombianas.

Así lo ha informado el fiscal Carlos Bautista en el escrito que ha dirigido al juez Pablo Ruz, que el pasado viernes reabrió la causa y preguntó al Ministerio Público si procede o no iniciar los trámites para solicitar su entrega o si, por el contrario, acuerda el archivo de la causa al estimar que el delito ya ha prescrito.

Y esta es la opción que plantea el fiscal al magistrado, ya que entiende que desde que Cubillas, residente en Venezuela, fuera procesado por esta causa el 12 de noviembre de 1985 y declarado en rebeldía el 31 de marzo de 1986, no se ha producido ninguna "actuación procesal sustancial" necesaria para interrumpir la prescripción del delito.

Así, el fiscal sostiene que, "habiendo transcurrido por exceso el plazo de prescripción de 20 años", fijado por la ley, no procede proponer la extradición de Cubillas a Venezuela, así como acordar su busca y captura ni dictar nuevas órdenes de detención internacional por esta causa.

Por la muerte de Facal fueron procesados el 12 de noviembre de 1985 por delitos de asesinato terrorista y robo de vehículos a motor José Ángel Aguirre, Ramón Zapirain Telletxea -condenados a 31 años de cárcel por estos hechos-, Idoia López Riaño, "La Tigresa", y Cubillas, contra quien se dictó una orden de busca y captura.