La Policía ha detenido esta noche al presunto autor de la agresión a una mujer de 39 años que murió ayer en Sevilla tras ser degollada en su domicilio, en la calle Luis Cadarso de la capital hispalense, donde convivía con su presunto asesino, han informado a EFE fuentes policiales.

La detención se produjo esta madrugada, horas después del suceso, y el detenido, Issam M., un marroquí de 37 años, ha sido conducido a dependencias policiales, según las fuentes, que no han precisado más detalles del arresto.

La mujer, Carmen R.J., fue hallada sobre las 20:00 horas con un corte en el cuello en un charco de sangre en su domicilio por la Policía, que había sido alertada por un antiguo novio, Isidro Sacristán.

Sacristán, que había convivido con la víctima durante catorce años, avisó a la Policía cuando se cruzó con el presunto agresor, quien le hizo un gesto con el dedo imitando un corte en el cuello, según relató a los periodistas

La ex pareja de la víctima se encontraba en un bar situado en la esquina de la calle Luis Cadarso de Sevilla, próximo al número 15, donde convivían la víctima y su presunto agresor, cuando se cruzó con Issam, que le hizo un gesto llevándose un dedo al cuello que Isidro Sacristán interpretó como una amenaza.

Este gesto le hizo sospechar y avisó a la policía, que contactó con un ciudadano marroquí que también compartía la vivienda de la víctima, situada en el primer piso, y les franqueó la entrada.

En el interior del domicilio encontraron a Carmen, de 39 años, degollada y en un charco de sangre, por lo que se montó un dispositivo para intentar localizar a su presunto agresor, que, según la fuente, maltrataba continuamente a la víctima e incluso la había apuñalado en el vientre en septiembre pasado, aunque ella nunca llegó a completar los trámites para denunciarle.