El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, negó ayer que sea mejor "dejar de hablar del tema de ETA" en público y apostó por hacerlo, pero "con mucha responsabilidad, mesura y claridad" y sin dar "fechas" ni generar "expectativas" sobre comunicados o movimientos de la banda terrorista y su entorno.

Preguntado en RNE acerca de si es preferible dejar de comentar este asunto, Gabilondo respondió que no es necesario guardar silencio sino tener claros los mensajes que se lanzan, que deben ser dos: "Que ETA abandone definitivamente las armas y que el entorno de ETA, aquellos que por sentencia judicial han sido declarados como próximos a ETA, abandone absolutamente a ETA". Sobre estas dos sentencias, insistió, es posible hablar y es a su juicio lo que se está haciendo. "Lo que no podemos quizá es andar hablando de fechas, generando estados de ánimo, abriendo expectativas", reconoció el responsable de Educación, para insistir en pedir "prudencia, mesura y trabajo".

Gabilondo subrayó que son ETA y su entorno los que deben denunciar la violencia y renunciar a ella "absolutamente", que deben resolver ese "problema". Y si lo consiguen, "que lo comuniquen a la sociedad para que se tomen las medidas que hay que tomar". "Que resuelvan ese problema, que es bien grave, y a partir de ahí los ciudadanos españoles, entre todos, tomaremos las medidas que haya que tomar", concluyó.