Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado en municipios del País Vasco los primeros pasos de la izquierda abertzale para la creación de una red de agrupaciones de electores de cara a las elecciones municipales de 2011, informaron fuentes cercanas a estas investigaciones. Se trata del ´plan B´ de Batasuna en caso de que fracase su deseo de concurrir a estos comicios con un partido político de nueva creación.

Según estas mismas fuentes, los primeros pasos consisten en establecer los contactos con personas afines en distintos municipios del País Vasco y Navarra para la búsqueda de posibles candidatos no ´contaminados´ –sin antecedentes de ninguna relación con otras marcas ilegalizadas– para la configuración de las listas de estas agrupaciones. Los esfuerzos de las fuerzas de seguridad se centran principalmente en determinar si el origen de esta iniciativa parte de los actuales dirigentes de Batasuna, lo que ya sería suficiente para demostrar que se trata de una nueva estrategia del brazo político de ETA para burlar la ley y acudir a las urnas.

No obstante, las fuentes consultadas explicaron que la constitución de agrupaciones de electores tiene su complejidad porque se necesita al menos la firma del 1 por ciento de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción, mientras que los partidos políticos no deben presentar ninguna firma para concurrir a las elecciones.

Estas firmas deben estar autentificadas notarialmente o por el secretario de la corporación municipal correspondiente. Para ello se exige la comparecencia personal de estos firmantes ante los fedatarrios mencionados y cada elector podrá apoyar una agrupación electoral.