La Fiscalía ha pedido al Tribunal Supremo que decida sobre la declaración como testigo del instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Antonio Pedreira, en la causa que se instruye contra el juez Baltasar Garzón por las escuchas a los cabecillas de esta trama, antes de decidir si confirma el auto en el que el alto tribunal daba por finalizada la instrucción y confirmaba la existencia de indicios delictivos contra el magistrado.

El Ministerio Público se pronuncia en un escrito hecho público ayer sobre la petición del abogado de Garzón, Francisco Baena, que solicitó al magistrado instructor Alberto Jorge Barreiro que practicara esta declaración y otra serie de diligencias de pruebas antes de proceder de forma definitiva contra el magistrado suspendido de la Audiencia Nacional.

La fiscal Pilar Fernández-Valcarce argumenta que obviar una resolución sobre la petición de Garzón "podría producir indefensión material para el recurrente" y añade que "no puede limitarse" el derecho a solicitar la práctica de diligencias porque la causa se encuentra secreta.

Además de la declaración de Pedreira, la defensa interesaba la declaración de Ignacio Peláez, ex fiscal y abogado defensor del empresario José Luis Ulibarri, imputado en la causa, y de los funcionarios policiales y jefes de la investigación de la trama ´Gürtel´, cuya labor dio origen a la incoación de diligencias contra los integrantes de la misma en la Audiencia Nacional.