Las acusaciones en el proceso abierto a Baltasar Garzón en el Tribunal Supremo por ordenar las escuchas a los imputados en el ´caso Gürtel´ en prisión y sus abogados han pedido que el juez sea inhabilitado hasta 17 años. Así lo ha solicitado, en concreto, el presunto cerebro de la trama de corrupción, Francisco Correa.