19 de noviembre de 2009
19.11.2009

"No hay vuelta atrás"

19.11.2009 | 00:45
Los marineros de relevo de los tripulantes del ´Alakrana´ aseguraron ayer en Baiona que el trabajo en aguas del Índico es su "vida" y que son "conscientes" de los peligros que entraña la zona de pesca de Somalia.
Ángel Blach Rodríguez, primer oficial de puente y primo de Ricardo Blach, el patrón del atunero, dijo que no ven la situación "como para estar tan preocupados", y, en este sentido, indicó que llevan "toda la vida trabajando allí" y que son conscientes de lo que van a encontrar.
"Estamos al día de la situación en el Índico, tenemos que ir, no hay vuelta atrás", reiteró Ángel Blach, que hoy parte de Vigo hacia Seychelles junto a otros marineros gallegos que relevarán a la tripulación del ´Alakrana´.
También apuntó que "sin personal de seguridad" no sería posible "salir a pescar tal y como está la zona".
Según expuso, con los vigilantes a bordo, los tripulantes pueden "ir algo más tranquilos" y, en caso de que haya "algún problema", contarán con vigilantes "que nos puedan echar una mano para que no nos pillen", dijo, al tiempo que recalcó que "ojalá" no tengan que "añadir un episodio más a esta historia" de secuestros.
"Preferiría que fuese a bordo personal del Ejército, que están mejor formados y tienen otra disciplina", afirmó este veterano marinero que lleva trabajando más de 26 años en el Índico, aunque apuntó que el Gobierno "parece que no está de acuerdo en eso".
Por su parte, Elías Gallego Durán, camarero de relevo del ´Alakrana´, consideró, en declaraciones a los periodistas, que la "vida" de estos marineros "es eso" y que el Índico "es muy grande y el pescado se mueve mucho", por lo que las fragatas "no pueden abarcar a todos los atuneros".
"Con la seguridad a bordo mejoraremos, como los franceses, que metieron militares", explicó.
También manifestó que les "cuesta mucho" alejarse de sus familias, pero que forma parte de su vida. Además, subrayó que no están "acostumbrados" a los "sueldos de tierra, de 1.000 euros".
"Tenemos la ventaja de que nos podemos retirar a los 55 años, me quedan siete, luego puedo cobrar una buena jubilación y vivir de eso", añadió.
Elías Gallego consideró que la gente joven "no quiere esa vida" y que cuando los marineros de su generación se jubilen, los barcos "irán con personal de otras nacionalidades, filipinos, senegaleses o tripulantes de Madagascar".
"Cuando llevemos cuatro meses si vemos que aquello sigue igual, o peor, habrá que plantearse buscar otros caladeros, el único problema en la mar es el Índico, las aguas de Somalia", concluyó el camarero del ´Alakrana´.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine