04 de noviembre de 2009
04.11.2009

Pujol entra en escena para defender a sus "amigos" Alavedra y Prenafeta y denunciar el trato recibido

04.11.2009 | 00:46
El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol apeló ayer a la presunción de inocencia para sus "amigos" Macià Alavedra y Lluís Prenafeta, los dos altos cargos de sus gobiernos implicados en el ´caso Pretoria´, y reiteró su confianza en ambos.
"Alavedra y Prenafeta son amigos míos. Lo han sido durante muchos años y siguen siéndolo, y yo sigo sintiéndome amigo de ellos", dijo en declaraciones a TVE, en lo que son sus primeras palabras desde que se inició la operación por orden del juez Baltasar Garzón. Admitió que la detención de ambos le causó sorpresa y le entristeció, aunque quiso agradecer a Alavedra, ex conseller de la Generalitat, y a Prenafeta, ex secretario de Presidencia, los servicios que prestaron durante muchos años en la Generalitat y en favor de Cataluña.
"Reitero mi confianza en Alavedra y Prenafeta", insistió Pujol, tras constatar que ambos pertenecen "al pasado", dado que hace 19 y 12 años, respectivamente, que no están en política activa. Así, al preguntársele si debe reconocer errores en este caso, el ex presidente de la Generalitat manifestó que él puede asumir errores suyos, pero no de otros. Confió también en que la justicia actúe correctamente y sirva para aclarar los hechos "porque hay muchos casos que inicialmente se han presentado con gran estrépito y finalmente se han quedado en casi nada".
Pujol justificó también que en 1980 le dijera a Prenafeta que la Generalitat eran sólo ambos. En este sentido, quiso contextualizar esos años recordando que entonces "no existía la máquina" de la Generalitat, sólo algunas instituciones como el Parlament. "No era un acto de desagradecimiento, porque tan tontos no somos", aseguró.
"Prenafeta me ayudó mucho a crear la Generalitat hasta 1990. Creo que lo hizo bien y le estoy agradecido", añadió el que fue durante veintitrés años presidente de la Generalitat.
Pujol lamentó el trato "muy vejatorio" que recibieron Alavedra y Prenafeta al ser trasladados a Madrid tras su detención por el ´caso Pretoria´. "Tanto hablar de respeto -lamentó-, y se ha actuado de forma arbitraria, algo propio de un régimen no democrático".
Durante la presentación en Madrid del segundo volumen de sus memorias, explicó que le parecen "mal" las imágenes de sus antiguos colaboradores acudiendo esposados y expuestos ante los medios sin ser todavía juzgados.
Pujol pidió esperar con "serenidad" la decisión de la justicia, y reiteró que el principio de presunción de inocencia también es aplicable para ellos.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine