07 de julio de 2008
07.07.2008
Auto

Irun se convierte en el primer Ayuntamiento vasco que suspende las actividades de ANV

07.07.2008 | 14:55

El grupo de ANV en el Ayuntamiento de Irun ha quedado hoy disuelto y se le ha retirado la asignación económica que percibía hasta ahora, con lo que este consistorio guipuzcoano se convierte en el primero del País Vasco en dar cumplimiento al auto de suspensión de actividades de este partido.

Esta decisión ha sido adoptada en un pleno celebrado esta mañana en la localidad fronteriza y ha contado con el apoyo de los 12 ediles del PSE/EE y de los 4 del PP, mientras que los 4 del PNV y los 2 de EB se han abstenido y los 3 de ANV han votado en contra.

Durante el debate plenario el portavoz de ANV, Peio Gascón, ha advertido de que "esta decisión va a tener consecuencias y todos las vamos a padecer", por lo que el alcalde, el socialista José Antonio Santano, le ha pedido que aclarara esa afirmación.

Gascón se ha limitado a indicar que la consecuencia de esta medida es que ANV va a dejar de cobrar la asignación como grupo y que evidentemente lo van a padecer.

Otro de los enfrentamientos dialécticos de la sesión plenaria se ha producido cuando uno de los tres concejales con que cuenta ANV en Irun, Tomás Karrera, ha comparado la disolución de su grupo con la quema de cajeros automáticos, al asegurar que ninguno de estos hechos contribuyen a la paz.

El alcalde le ha invitado a rectificar, algo que no ha hecho, al tiempo que el portavoz del PP, Borja Sémper, ha subrayado que las palabras de los ediles de ANV suponen una "amenaza mafiosa en toda regla", lo que demuestra a su juicio la idoneidad de la suspensión de sus actividades.

De este modo se ha dado cumplimiento al auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el que indicaba que "todas las actividades orgánicas, públicas, privadas e institucionales" de ANV deben ser "suspendidas", aunque esta medida no afecta a las "personas individuales".

Por ello, ANV deja de existir formalmente en Irun y sus tres ediles se convierten en concejales no adscritos, al tiempo que se les retira la asignación que percibían como grupo, no la que cobran individualmente como concejales, según han explicado a Efe fuentes municipales.

Además, dejan de tener una secretaria y ya no podrán votar en las comisiones municipales, aunque sí mantienen sus funciones como ediles particulares en otros órganos locales en los que tienen representación, como la Mancomunidad de Servicios de Txingudi o el recinto ferial.

Según las mismas fuentes, la asignación como grupo y la dotación económica para personal administrativo suponen en torno a 2.500 euros que ANV dejará a percibir a partir de ahora.

Tanto el PNV como EB se han abstenido, aunque esta última formación ha querido subrayar que su postura era la de "no participar en la votación" al entender que no le corresponde decidir sobre la suspensión de un grupo municipal, ya que "si existen acciones delictivas" debe ser el juez el que actúe y ha resaltado la "incongruencia" de que ANV no pueda votar en las comisiones, "órganos no resolutivos" y sí en los decisivos como los plenos.

El portavoz del PP, Borja Sémper, ha afirmado por su parte que esta decisión "debe ser un antecedente" para otros ayuntamientos porque "los autos judiciales no son interpretables", sino que hay que cumplirlos, al tiempo que ha incidido en que lo ocurrido hoy en Irun demuestra que quienes "se permiten hacer amenazas públicas no deben tener ninguno de los privilegios que otorga la democracia a los partidos políticos".
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine