El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, contrapuso ayer, en rueda de prensa en Gijón, el balance "crítico" hecho por su partido sobre la legislatura frente al "triunfalismo" del PSOE y el "catastrofismo" del PP. Llamazares señaló que, pese a que se han avanzado en cosas como el modelo de Estado, aún quedan asignaturas pendientes, siendo las más importantes la injusticia social, el derecho universal a una vivienda o las políticas sociales.

A este respecto, criticó que el PSOE haga balance "sin ningún tipo de autocrítica", mientras que el PP dice que la única solución es su llegada al poder. Llamazares lamentó que la política económica y el modelo de desarrollo del Gobierno no se distingue de la de la derecha. Es más, añadió que son "intercambiables" los ministros de ambos partidos. Para el dirigente político, estos ministros se caracterizan por ser "sesudos economistas", pero que, en cambio, no están comprometidos políticamente.

Llamazares también incidió en la política de la vivienda, que, en su opinión, es una de las "más claras" asignaturas pendientes. Según él, en España, donde se construyen cerca de 900.000 viviendas anuales, casi la suma de las de los países más importantes de Europa, se da la paradoja de que es donde más demanda de vivienda hay entre los jóvenes y las rentas más bajas. Unido a ello, criticó el sistema de cheques-bebé o cheques-vivienda, que se aplican "linealmente", sin tener en cuenta las rentas. A su juicio, es un modelo fracasado, ya que el propietario de la vivienda lo que hará es subir el precio. Por ello, indicó que se debe reconocer el derecho universal a la vivienda.