Unas 300 personas se manifestaron ayer tarde en la localidad vizcaína de Getxo para pedir la libertad del preso de ETA Angel Figueroa, sin que se registrasen incidentes y sin que el acto fuese vigilado por la Ertzaintza. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón había prohibido esta manifestación y la convocada para el lunes.

Los manifestantes se fueron congregando a las ocho de la tarde en la Plaza Telletxe, donde apareció un grupo de personas ataviadas con buzos blancos. Cada una representaba una letra para formar entre todas ellas la frase Anjel kalera (´Ángel, a la calle´, en euskera).

Posteriormente, los concentrados marcharon en manifestación por las calles de Getxo, portando carteles y profiriendo consignas en favor de los presos de ETA.

El juez había ordenado a la Ertzaintza que impidiera la celebración de estas concentraciones y "persiguiera" a aquellas personas que quebrantaran esta orden, si tuvieran constancia de que los convocantes han sido ETA-SEGI-Ekin-Gestoras Pro Amnistia-Askatasuna-Batasuna. Segun el auto, estas organizaciones son ilegales y, por tanto, la Policía debe impedir todos los actos que convoquen.