El diputado socialista y ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina aseguró ayer que la dirección nacional del PSOE "da por perdido Madrid" de cara a las próximas elecciones generales y advirtió de que las injerencias de Ferraz en el PSM son "exhibiciones obscenas del poder interno".

En declaraciones a la Cadena Ser, Leguina afirmó sentirse "profundísimamente" preocupado por la situación actual del PSOE, donde, según dijo, "existe un fraccionamiento tremendo" que a su juicio es necesario evitar.

En este sentido, recordó que hace pocos meses Tomás Gómez resultó elegido secretario general del PSM con el 90 por ciento de los votos y, a pesar de ello, "ya le han salido unos cuantos enanos que quieren tocarle las narices". "Le pediría a Gómez que no se desanimara porque ya lloverá menos", manifestó.

En su opinión, la dirección del partido se ha olvidado hasta tal punto de Madrid que tan sólo manda de vez en cuando "algún jamón" como Trinidad Jiménez o Miguel Sebastián, que no han resultado ser candidatos "sólidos". Además, Leguina se quejó de que "la persona" que nombró a Miguel Sebastián candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid "no se responsabilizó en ningún momento de ese error" una vez perdidas las elecciones municipales de mayo.

Leguina mantuvo que Ferraz siempre ha tenido la intención de mandar en Madrid y señaló que cuando González y Guerra estaban en el poder "mandaban lo que tenían que mandar, pero no más".

Asesores

Por otra parte, el secretario ejecutivo del PSOE, Oscar López, opinó ayer que los populares están "frustrados porque no encuentran nombres de prestigio que colaboren con ellos" y por eso "enredan" con la presentación de una batería de preguntas en el Congreso sobre los asesores internacionales del PSOE.

"No es de extrañar que los populares se pongan nerviosos ante semejante plantel, teniendo en cuenta que el PP parece utilizar como único asesor al primo de Rajoy", afirmó López.