Policía y Guardia Civil siguen los movimientos de Resistencia Galega desde noviembre de 2005. El día 20 de ese mes apareció en Internet el denominado Manifiesto da Resistencia Galega, un documento en el que se reivindicaban ataques registrados contra entidades bancarias, sabotajes en obras públicas y atentados contra camiones del Ejército y sedes de partidos políticos, ocurridos durante la crisis provocada por el Prestige. Los expertos creen que Resistencia Galega bebe de las asociaciones de carácter independentista que hay en Galicia, pero estiman que es un grupo "aislado y con poca gente". No obstante, advierten de que este grupo está inmerso en un "proceso de profesionalización" en su actividad terrorista.