Los tres jóvenes pertenecen al movimiento independentista radical y la Guardia Civil cree que están relacionados con los últimos atentados registrados en diversos puntos de Galicia. Las fuentes consultadas indicaron que el artefacto explosivo supone "un salto cualitativo" de la actividad del movimiento independentista porque es "de una importante potencia y tenía un dispositivo temporizador".