El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que la economía española crecerá "en torno al 3%" en 2008, y cerrará el presente año en el 3,8%, en línea con las previsiones expresadas el miércoles por el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes.

En respuesta a una pregunta del líder del PP, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno el Congreso de los Diputados, Zapatero dejó la puerta abierta a un mayor crecimiento de la economía durante el próximo año por cuanto las previsiones del Ejecutivo son siempre "prudentes".

"Ya le anticipo que en materia de previsiones económicas este Gobierno ha sido prudente, todas las previsiones siempre han sido superadas por el crecimiento real", apostilló.

En cualquier caso, Zapatero aseguró que en el futuro inmediato la economía seguirá creciendo muy por encima de la media de la Unión Monetaria, mientras que mirando al conjunto de la Legislatura, en términos de creación de empleo y solvencia de las cuentas públicas, el balance ha sido "muy positivo".

Por su parte, Rajoy alertó del incremento del IPC y aseguró que los últimos datos sobre paro y afiliación a la Seguridad Social "no son buenos". Con estos argumentos, acusó al Ejecutivo de recoger "las consecuencias de lo que no han sembrado", y, una vez más, de "tancredismo". "Una vez acabada la herencia (del último Gobierno del PP), estamos en la situación que estamos".

Por ello, Rajoy aconsejó al Gobierno suprimir el IRPF para las rentas inferiores a 16.000 euros, incrementar las pensiones y reducir el gasto público, en línea con las propuestas electorales del PP.