Así lo ha informado el Alto Tribunal en un comunicado, en el que señala que la decisión ha sido tomada por los dieciséis magistrados de esta sala especial, "sin perjuicio de que las partes ejecutantes puedan ejercitar las correspondientes acciones de levantamiento del velo", es decir, dirigidas a identificar al propietario real de un bien que tiene otros titulares formales.

Con esta resolución, el Supremo pone fin de momento a un proceso iniciado hace más de un año, el 23 de octubre de 2006, cuando ordenó la entrada de las Fuerzas de Seguridad del Estado en las "herriko tabernas" para inventariar sus locales, dinero y enseres ante los indicios que las vinculaban a la ilegalizada Batasuna.