Los Presupuestos Generales del Estado para 2008 no dependerán únicamente de los dos votos de Román Rodríguez, de Nueva Canarias, y del ex diputado popular Joaquìn Calomarde, a los que el PP tacha de tránsfugas. El portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, anunció ayer que su grupo rechazará el próximo día 20 en el Congreso el veto impuesto por el Senado ayer, ya que la prórroga sería la "peor" situación que podría darse.

Mientras el portavoz del PSOE, Diego López Garrido, elogió la actitud de IU-ICV, el líder del PP, Mariano Rajoy, advirtió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "cuando las cosas se hacen mal, normalmente, salen mal".

El anuncio de los ecosocialistas llegó poco después de que el diputado de Los Verdes adscrito al Grupo Socialista en el Congreso, Francisco Garrido, asegurara que el voto de su formación para levantar el veto del Senado a los Presupuestos Generales del Estado para 2008 no era "seguro", sino que estaba supeditado al cumplimiento de los acuerdos suscritos con el PSOE sobre la Ley del Desarrollo del Medio Rural. Con la pérdida de estos dos votos los socialistas se quedaban con 162 diputados, que, unidos a los 12 del PNV y Grupo Mixto, no llegan a los 174 votos de la mayoría absoluta.

Sin embargo, tras el anuncio de IU-ICV y sus cinco diputados, el Gobierno se garantiza el voto de un total de 181 diputados, con un margen holgado por encima de la mayoría absoluta que se requiere para levantar un veto en el Senado. Los socialistas evitan así quedar en manos de los citados diputados del Grupo Mixto.