Así lo manifestó ante los periodistas, la concejala de CIU en el Ayuntamiento de Barcelona, Francina Vila, quien llegó al aeropuerto de Barajas en un vuelo de Air Europa a las 12.40 horas, junto a otras cuatro integrantes del grupo.

Las tres restantes aterrizaron también en Madrid en un vuelo de Iberia, que llegó a las 13.45 horas.

Vila declinó hacer más declaraciones "a la espera de que todo el grupo este completo" en el aeropuerto de Barcelona, al que prevén llegar esta misma tarde.

Estas ocho mujeres, que forman parte de un grupo de 25 procedentes de Perú, Bosnia y Suecia, estuvieron retenidas entre el domingo y la noche del lunes en los hoteles en los que se hospedaban tras participar en un acto del movimiento "Damas de Blanco", que agrupa a familiares de los 75 disidentes condenados en la primavera de 2003 a penas de hasta 28 años de cárcel.

En declaraciones a Efe en La Habana, Francina Vila explicó que las autoridades cubanas justificaron la expulsión del país alegando que su visado era de turismo y ocio, y por tanto, no las habilitaba a "ir a un acto religioso y a una marcha".

Vila apuntó que los objetivos de la visita eran "apoyar a las Damas de Blanco por la situación de sus esposos, hijos y hermanos que están en prisión con una situación infame, algunos están enfermos y con peligro de muerte".