´Por la libertad, para la derrota de ETA´, bajo este lema miles de personas se concentraron ayer en el centro de Madrid, convocadas por todos los grupos parlamentarios, sindicatos y patronal. Antes de guardar los dos minutos de silencio, que fueron respetados escrupulosamente, en recuerdo a las dos últimas víctimas de ETA, se dio lectura al comunicado que el mismo sábado consensuaron todos los partidos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no asistió a un acto en el que sí estuvo el líder del PP, Mariano Rajoy. Durante la concentración se pudieron escuchar algunos gritos a favor y en contra del Gobierno y de Zapatero.

Por primera vez en esta legislatura, se pudo ver a todos los partidos y fuerzas sociales juntos en un acto al que, según UGT, acudieron unas 40.000 personas. La concentración unitaria comenzó puntualmente a las 19.00 horas y finalizó tan solo cinco minutos después y, en contra de lo que cabría esperar después de los incidentes que se produjeron elpasado lunes en los actos que se celebraron en algunos ayuntamientos, se desarrolló con relativa tranquilidad. Sí se pudieron escuchar antes y después del acto gritos a favor del Gobierno y otros que criticaban la política antiterrorista del Ejecutiva y pedían la dimisión de Zapatero.

El acto fue convocado por todas las formaciones políticas con representación parlamentaria, las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos CCOO, UGT y USO en repulsa por el atentado de ETA.

Antes de guardar los dos minutos de silencio, una ciudadana anónima dio lectura al manifiesto que el mismo día del atentado consensuaron todos los partidos. Una declaración de solidaridad con los dos guardias civiles que habían sufrido por la mañana un atentado de ETA en Francia y su apoyo al Gobierno en la lucha antiterrorista. "Apoyamos y apoyaremos al Gobierno para derrotar a ETA".

La tensión, aunque controlada, se palpaba ya minutos antes de la hora señalada para el acto. Ya entonces, según una información difundida por RNE, un grupo de manifestantes se encaró con otros que llevaban pancartas en las que recriminaban a Zapatero su ausencia en la concentración.

Los enfrentamientos verbales se repitieron tras la concentración. Separados por una barrera policial para evitar que la disputa pasara a mayores, se agolpaban, a un lado ciudadanos con banderas españolas y socialistas, portando pancartas con lemas contra ETA y a favor de la paz y gritando consignas como ´Zapatero no estás solo´; al otro, un grupo con banderas españolas que acusaba al presidente del Gobierno de negociar con ETA. ´Viva Zapatero´ gritaban desde un lado; ´¡Y una mierda!´ respondían desde el otro.