Mesquida ha visitado durante una hora y cuarto al guardia civil Fernando Trapero y a su familia en el centro hospitalario Côte Basque de Bayona, en el que el agente permanece ingresado desde el pasado sábado, cuando fue tiroteado por terroristas de ETA que asesinaron a su compañero, Raúl Centeno.

El máximo responsable de la Guardia Civil ha asegurado que el mejor homenaje que se puede hacer a los dos agentes es "continuar su trabajo, que ha permitido detener a muchos cientos de terroristas".

Mesquida ha señalado que las Fuerzas de Seguridad del Estado seguirán luchando contra ETA "con toda intensidad" y ha advertido de que nadie debe albergar "ninguna duda" de que "estos malnacidos pagarán por lo que han hecho".

El director de la Policía y la Guardia Civil ha abandonado el hospital de Bayona para dirigirse a la localidad vizcaína de Erandio, donde celebrará una reunión con los máximos responsables de la Ertzaintza y de la lucha antiterrorista, un encuentro "previamente programado", según ha indicado.