La Familia Real llegó a la Carrera de San Jerónimo poco después de las siete y cuarto y, en la puerta de uno de los edificios de la última ampliación del Congreso, les esperaban los presidentes del Congreso y del Senado, Manuel Marín y Javier Rojo, y el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que estuvo acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa.

En el vestíbulo principal del nuevo edifico de ampliación, los Reyes y su hijo saludaron a los integrantes de las Mesas de ambas Cámaras, así como a los portavoces de los grupos parlamentarios, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y la presidenta del Tribunal Constitucional, Emilia Casas.

RECORRIDO POR LAS EXPOSICIONES.

La comitiva recorrió las exposiciones instaladas estos días en la sede parlamentaria con motivo del aniversario de los comicios de 1977, que incluyen carteles de los partidos políticos en aquellos primeros comicios democráticos, caricaturas de cronistas parlamentarios, portadas de medios de comunicación de la época, entre otras muestras.

Ya en el Palacio del Congreso, los Reyes saludaron al único ex presidente del Gobierno presente, Leopoldo Calvo Sotelo, a los ex presidentes del Congreso y del Senado de estos 30 años, y a los ponentes de la Constitución de 1978 que acudieron a la cita: Manuel Fraga, Gabriel Cisneros --en silla de ruedas, dado su estado de salud--, José Pedro Pérez Llorca y Miquel Roca.

A continuación, los Reyes entregaron una placa a los 17 parlamentarios de las Cortes Constituyentes que siguen hoy en activo, todos ellos del PSOE y del PP, entre ellos los socialistas Alfonso Guerra, José María Benegas, Juan Barranco, Juan José Laborda y Manuel Marín, y los ´populares´ Gabriel Cisneros, Manuel Fraga, Soledad Becerril, Luis De Grandes y Jaime Ignacio Del Burgo (UPN).

En el hemiciclo, donde aguardaban los diputados y senadores de la actual legislatura así como otros invitados al acto, y tras escucharse el himno nacional, Marín reabrió la sesión plenaria para dar paso a la proyección de un vídeo repasando la Transición y el protagonismo del Jefe del Estado.

EL CONGRESO REVIVE SUS MOMENTOS MÁS IMPORTANTES.

Las imágenes y los testimonios de algunos protagonistas fueron recorriendo los principales momentos de aquellos tiempos, desde la Coronación de Juan Carlos I y la aprobación de la ley de reforma política impulsada por el presidente Adolfo Suárez, hasta la celebración de las elecciones de 1977 --sonó la canción ´Habla, pueblo, habla´--, la solemne apertura de la legislatura constituyente y la aprobación de la Carta Magna. Aislados aplausos sonaron cuando se vio la imagen de Suárez tras la aprobación de la Ley de Reforma Política.

Pero también se extendió a los años posteriores, incluyendo el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981 --volvió a oírse en el hemiciclo aquel ´Todos al suelo´ que gritó Tejero--, la proclamación de don Felipe como Príncipe de Asturias y los sucesivos aniversarios de la Constitución. Don Felipe, al verse en esa imagen infantil, no pudo evitar comentar con un gesto el tiempo trascurrido con su vecino de asiento el presidente del Senado.

Terminada la proyección --que los Reyes siguieron a través de la pequeña pantalla de ordenador que normalmente utiliza Marín--, el presidente del Congreso y el Rey dirigieron sendos discursos a los asistentes. Marín glosó el papel del Monarca, mientras que don Juan Carlos quiso hacer especial hincapié en el pueblo español y sólo dedicó una mención expresa a quien fue su presidente del Gobierno en aquellos años, Adolfo Suárez, cuya mención fue acogida con una sonora ovación, la más sentida de todo el acto.

CARRILO, CAMACHO Y CISNEROS, LOS MÁS SALUDADOS.

Con un largo aplauso se recibió también el final del discurso del Rey, una alocución que no aplaudieron ni la representante de IU-ICV en la Mesa del Congreso, Isaura Navarro, ni el miembro del PNV perteneciente a la Mesa del Senado, Iñaki Anasagasti.

Finalizados los discursos, Marín levantó la sesión y parlamentarios de hoy y de ayer, junto con las distintas autoridades invitadas, pudieron reencontrarse en los pasillos del Congreso.

Pero antes de pasar al aperitivo muchos de ellos, como el presidente del Gobierno y otros miembros del Ejecutivo, esperaron en el hemiciclo para poder saludar al ex secretario general del PCE Santiago Carrillo y el ex secretario general de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho. Ambos fueron los más saludados, junto con el vicepresidente tercero de la Mesa del Congreso, el ´popular´ Gabriel Cisneros.

SANTA CLARA NO ESCUCHÓ.

El acto se tuvo que desarrollar en el interior de las dependencias parlamentarias debido al aire y la permanente amenaza de lluvia, prescindiendo de la parte del programa prevista inicialmente en la Carrera de San Jerónimo. Las condiciones climatológicas motivaron que parte de los 600 invitados, fundamentalmente los representantes del Cuerpo Diplomático, tuvo que seguir el acto a través de las pantallas instaladas en dos salas de comisión del Congreso.

Todo ello pese a que, según había comentado Manuel Marín horas antes, se llevaron "dos docenas de huevos a las clarisas", se dio "una limosna de 80 euros" y se rezó para que Santa Clara protegiese de la lluvia.

Al solemne acto acudieron también buena parte de los ministros del Gobierno y representantes de todas las instituciones del Estado: el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido; el portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López; o el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica.

También quisieron estar presentes en este aniversario numerosos presidentes autonómicos, como Ramón Valcárcel (Murcia), José María Barreda (Castilla-La Mancha), Marcelino Iglesias (Aragón), Adán Martín (presidente en funciones de Canarias), Juan Carlos Rodríguez Ibarra (presidente en funciones de Extremadura), José Montilla (Cataluña) o Emilio Pérez Touriño (Galicia). Estos últimos acudieron acompañados de sus respectivos socios de gobierno Joan Saura (ICV) y Anxo Quintana (BNG).

Junto a los homenajeados, otros políticos de la Transición como Rodolfo Martín Villa o el que fuera secretario general de UGT, Nicolás Redondo. También estaban en las tribunas de invitados el secretario general del PCE, Francisco Frutos, así como el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y el futuro alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, el ex ministro Jerónimo Saavedra.

Entre las principales ausencias, los ex presidentes Adolfo Suárez --apartado de celebraciones por su estado de salud--, Felipe González y José María Aznar --estos dos últimos alegaron razones de agenda--, así como los parlamentarios de ERC, que protestan porque en 1977 aún no pudieron presentarse con sus siglas republicanas.