El presidente del PP, Mariano Rajoy, señaló ayer al mediodía que la pregunta que por tarde debía de formular al presidente del Gobierno en el Congreso era "absurda" y admitió que no la ha preparado. Rajoy hizo este comentario al portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, al comienzo de la reunión plenaria del Grupo Popular, y fue recogido por las cámaras y emitido en Tele 5. Para la sesión de control de esta tarde, el líder del PP registró la pasada semana una pregunta a Rodríguez Zapatero para saber "los objetivos políticos del Gobierno hasta finales de legislatura", alejándose de sus frecuentes interpelaciones sobre política antiterrorista.

"Tengo una pregunta absurda para esta tarde", le dijo a Zaplana, quien también se reconoció en la misma situación. "Anda que yo! Todavía no la he hecho", le respondió el portavoz, que tenía registrada otra pregunta genérica sobre si la actividad legislativa del Gobierno guarda consonancia con los principales problemas de los españoles.

Lo cierto es que por la tarde, sin ETA como protagonista, el presidente Zapatero y Rajoy se enfrascaron en la sesión de control en un cruce de reproches y acusaciones sobre los temas más variopintos que han protagonizado los tres años de legislatura.

En un descafeinado cara a cara, Rajoy exigió al presidente que "no cree más problemas de los que ya ha creado esta la legislatura", a lo que Zapatero respondió enumerando todos los logros del gobierno socialista en materia social, económica y laboral. "Si esto le parece mal, es que no sabe lo que le interesa a España y a los españoles", sentenció.