Portavoces tanto del Ministerio de Ciudadanía e Inmigración como de la Agencia de Fronteras canadiense señalaron a Efe que no podían confirmar la detención de Tejedor Bilbao, u otros detalles del caso, porque las leyes de privacidad del país les impiden revelar cualquier tipo de información sobre casos a menos que esa información se haga pública durante una vista judicial.

En la oficina del abogado de Tejedor Bilbao en Vancouver, Philip Rankin, se indicó a Efe que el defensor estaría todo el día en los tribunales, incapaz de responder a llamadas.

La respuesta de las autoridades canadienses parece sugerir que Tejedor Bilbao no ha comparecido en ninguna vista pública todavía.

No es la primera vez que presuntos miembros de ETA o de su entorno son localizados en Canadá.

En junio del 2005, Gorka Perea Salazar y Eduardo Plagaro Pérez de Arrilucea, quienes habían sido condenados por la Audiencia Nacional por su participación en delitos de la "kale borroka" (violencia callejera) fueron extraditados a España tras una larga batalla judicial.

Los dos habían sido condenados en 1997 a siete y seis años de prisión, pero huyeron de España tras dictarse la sentencia y buscaron refugio político en Canadá.

Las autoridades españolas solicitaron en el 2001 la extradición de Perea Salazar y Plagaro Pérez de Arrilucea y la pareja fue detenida en junio de ese año en los alrededores de Montreal.

Las diversas apelaciones de los abogados de los detenidos provocaron que no fuesen entregados a España hasta cuatro años después, una vez que la instancia judicial más alta de Québec determinó que no había razones para negar la extradición.