El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, comparecerá próximamente en el Congreso para informar de las circunstancias de la muerte de un inmigrante nigeriano mientras era deportado en un avión a Lagos, según anunció ayer el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido.

En rueda de prensa tras la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, López Garrido avanzó que este incidente será investigado "exhaustivamente" por un Gobierno que "respeta los derechos humanos" y que no "narcotiza" a los inmigrantes para devolverlos a sus países de origen, en referencia a los Ejecutivos del PP. Rubalcaba lamentó el lunes la muerte del ciudadano nigeriano y anunció que la Policía ha abierto una investigación "reservada" para averiguar "un hecho grave" y "tomar las medidas oportunas". Rubalcaba explicó que "la Policía está colaborando con el juez" en todo lo que le reclama y, además, han abierto "una investigación reservada" en el seno de la propia Policía "para averiguar lo sucedido y tomar las medidas oportunas".

No obstante, horas antes del anuncio de López Garrido, el PP solicitó que el ministro comparezca en el Congreso para dar explicaciones sobre la muerte del inmigrante nigeriano. El portavoz del grupo popular, Eduardo Zaplana, subrayó ayer la necesidad de que sea Rubalcaba quien aporte en el Congreso la versión oficial de lo ocurrido y aprovechó para hacer notar "lo que hubiera supuesto", dijo, "una situación de esa naturaleza con un Gobierno del PP".

Desbordado

Zaplana se refirió a la situación de "precariedad" en la que se ve obligada a trabajar la Policía y apuntó que "el Gobierno está desbordado" para hacer frente a la inmigración ilegal, con una política que ha demostrado ser un "fracaso". "En estos casos los políticos deberían acudir al Parlamento a dar explicaciones", agregó.

La víctima, Osamuyia A., de 23 años, fue embarcado el sábado en el aeropuerto de Barajas en el vuelo de Iberia 3746 con destino a Lagos en cumplimiento de la orden de expulsión dictada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Fuenlabrada. El deportado tenía once antecedentes policiales por diversos motivos, entre los que figuran agresión sexual, robo, amenazas, daños, resistencia y desobediencia. Fuentes policiales manifestaron que cuando era trasladado en el avión falleció de "forma súbita", hecho que fue comunicado por los agentes policiales que le custodiaban al comandante de la nave que pidió permiso para aterrizar en el aeropuerto de Alicante.