El ministro español de Defensa, José Antonio Alonso, incidirá además en la necesidad de que seguridad y desarrollo vayan de la mano en Afganistán, así como en la ayuda a la construcción del Estado de derecho y a la formación del Ejército afgano.

Alonso tiene previsto pedir la aprobación del Parlamento español al envío de 50 militares para formar a dos batallones afganos, como parte de los crecientes esfuerzos de la comunidad internacional para que Afganistán pueda ser responsable de su propia seguridad.

Los aliados, en particular España, han expresado en las últimas semanas su gran preocupación por el aumento de víctimas civiles en ese país, que ponen en peligro la misión de la Fuerza de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF).

El último incidente se produjo el martes, cuando fuerzas estadounidenses de la operación antiterrorista "Libertad Duradera" mataron por error a siete policías afganos en un ataque aéreo.

Según un informe de la Cruz Roja esta semana, la situación humanitaria en Afganistán es ahora peor que hace un año y los civiles son las principales víctimas de los ataques suicidas, las bombas en las carreteras y los frecuentes bombardeos aéreos.

La OTAN ha reconocido que algunos de los incidentes son resultado de una mala coordinación entre ISAF, "Libertad Duradera" y las propias fuerzas de seguridad afganas, y que se debe mejorar la comunicación, investigar con rapidez los incidentes y ofrecer compensaciones a las víctimas.

Por otra parte, una alta funcionaria estadounidense recordó que la ISAF "no pertenece al mismo universo moral" que los talibanes a los que combate en el sur y el este de Afganistán, "a quienes no les preocupan las víctimas civiles".

Afganistán y Kosovo centrarán la cena que celebrarán el jueves los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas, que estará seguida el viernes por una reunión de los Veintiséis con los 11 países terceros que aportan tropas a la misión en Afganistán.

En esta reunión estará presente el ministro de Defensa afgano, Abdul Rahim Wardak.

La defensa antimisiles será el otro gran tema de la reunión de ministros, que pedirán a la OTAN que siga estudiando su propio sistema teniendo en cuenta los planes de EEUU de instalar una base de interceptores en Polonia y un radar en la República Checa, de cara a lograr una decisión en la próxima cumbre aliada de Bucarest en 2008.

El escudo antimisiles estadounidense, que tiene como objetivo prevenir ataques balísticos desde Irán, no da cobertura a Bulgaria, Turquía, Rumanía y Grecia, por lo que la OTAN considera complementarlo con el desarrollo de su sistema de misiles de teatro, de corto alcance.

El escudo antimisiles y Kosovo centrarán las conversaciones de los aliados el jueves con su colega ruso, Anatoli Serdiukov, que asiste por primera vez a un Consejo OTAN-Rusia.