La Comisión Ejecutiva del Partido Socialista de Navarra anunció ayer que no apoyará la candidatura de Nafarroa Bai a la Alcaldía de Pamplona, de forma que Uxue Barkos no podrá ser alcaldesa, ya que necesita tanto los votos del PSN como los de ANV. La ejecutiva del PSN que encabeza Fernando Puras adoptó ayer un acuerdo en virtud del cual descarta participar en cualquier tipo de "combinación política" en la que participe ANV. "El grupo municipal Socialista no aceptará, a ningún efecto, voto alguno de ANV ni apoyará alternativa alguna a la alcaldía que dependa de forma decisoria del voto de ANV", reza el documento aprobado ayer a última hora de la tarde por la ejecutiva de los socialistas navarros.

Un documento que da al traste con las aspiraciones de la candidata de Nafarroa Bai, Uxúe Barkos, de llegar a la alcaldía de Pamplona, pero que también puede truncar las expectativas de Puras de ser presidente de Navarra, para lo que necesita el apoyo de Na-Bai. Y es que Na-Bai avisó, tras reunirse con Puras por la mañana, que no aceptarían un pacto parcial y "el acuerdo por el cambio" debía darse en todas las instituciones tanto forales como municipales. En este documento, la dirección del PSN señala que es "inaceptable" que sus representantes voten junto a los de ANV. "Rechazamos, toda combinación política en la que para alcanzar la alcaldía, ya sea para un candidato socialista o para terceros, sea preciso el voto de ANV", afirma el PSN.

Los socialistas justifican su decisión argumentando que "la legalidad de una formación política no implica necesariamente que deba ser aceptada como nuestro interlocutor político, ni mucho menos como idónea, para compartir acuerdos de gestión". La formación que lidera Puras señala que su "coherencia ideológica y programática" le lleva a participar únicamente en proyectos de gobierno que cuenten con el apoyo de partidos "de indubitada lealtad constitucional y manifiesto rechazo del terrorismo", lo que excluye a ANV.

Además, da instrucciones a sus cargos electos. "En dicho supuesto, los concejales del grupo socialista deberán abstenerse, no concurriendo ni presentando candidatura, ni votando, ni apoyando operaciones políticas, pactos o acuerdos tendentes a dicho eventual objetivo", señala el acuerdo que es de "obligado cumplimiento".