Se trata de Alaitz Areitio, su compañero sentimental Igor Igartua y Aitor Lorente, que fueron detenidos en la localidad de Bagnères de Bigorre, al sur de Tarbes.

Los tres fueron imputados por asociación de malhechores con fines terroristas (delito penado con hasta 10 años de prisión), infracción a la legislación sobre armas, uso de documentos falsos y receptación de robo en banda organizada.

Además, Areitio fue procesada por tentativa de homicidio contra agentes de las fuerzas del orden, al sospechar la justicia que estuvo implicada en un tiroteo con gendarmes cerca de Tarbes en octubre de 2004, señalaron las fuentes.

El tiroteo se produjo después de que Areitio y otra presunta etarra, Maite Juarros, eludieran un control cuando viajaban en un coche robado.

Juarros Ruiz fue arrestada y, posteriormente, procesada y encarcelada, pero Areitio consiguió huir por el campo.

Tras su procesamiento anoche y de madrugada, Areitio, Lorente e Igartua comparecieron ante un juez de las libertades y la detención, que dictó su ingreso en prisión tal como habían pedido por la Fiscalía y las magistradas.

Las Fuerzas de Seguridad españolas vinculan a Areitio con un atentado con coche bomba perpetrado en mayo de 2005 en el barrio de San Blas, en Madrid, que causó heridas leves a tres personas.

Responsable de captación de nuevos militantes de ETA en Vizcaya desde 2002 hasta su huida el año siguiente, estaba actualmente encuadrada en el "aparato de cursillos" de la banda, encargado de la formación en el manejo de armas y explosivos, y es reclamada por la Justicia española, según el Ministerio de Interior de España.

Igartua, que en 1999 formaba parte supuestamente de un grupo de información dependiente del "comando Vizcaya" y que huyo de su domicilio en enero de 2000, fue condenado en rebeldía a un año de prisión en julio pasado por el Tribunal Correccional de París.

Su nombre y fotografía habían aparecido, entre otros, en un baúl en la vivienda que ocupaba en Dax en 2001 el considerado entonces como jefe de logística de ETA, Asier Oyarzabal Txapartegi.

Lorente, que supuestamente formó parte, como miembro "legal" (no fichado), del "comando Vizcaya" antes de integrarse en otro que operó en Zaragoza, fue detenido en 2000 en esa ciudad y, tras su liberación en agosto de 2006, pasó a la clandestinidad en Francia.

La Justicia española le reclama por varios cargos.

Ibjeto de vigilancia policial desde comienzos de mayo, Areitio, Igartua y Lorente fueron detenidos el jueves pasado en el apartamento que ocupaban en Bagnères de Bigorre, donde presumiblemente estaban a la espera de instrucciones de la banda.

En la vivienda, la Policía encontró un revólver, varios juegos de documentación falsa española, francesa e inglesa, útiles para robar coches y fabricar falsas matrículas, un ordenador y unos 9.000 euros, pero no había explosivos, ni listas de objetivos potenciales, ni planes de atentados en España, señalaron las fuentes.

La operación fue efectuada por la Subdirección Antiterrorista (SDAT), apoyada por la policía judicial de Bayona, y en colaboración con las fuerzas de seguridad españolas.