Aspiazu Alcelay, nacido en la localidad guipuzcoana de Azkoitia el 5 de septiembre de 1968, residía en México de forma irregular y sobre él pesaba una orden de busca y captura dictada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el marco de una investigación sobre la financiación de ETA desarrollada por la Guardia Civil.

Según Interior, las autoridades mexicanas tienen previsto proceder a su inmediata expulsión hacia España, donde será llevado a la Audiencia Nacional para ser puesto a disposición del juez de guardia.