Según informaron a Efe fuentes de la investigación, el registro, practicado en el número 25 de la céntrica calle Puentezuelas, fue presenciado por un detenido que habría sido trasladado a Granada para estar presente en él.

El hombre, que estaba esposado y ocultaba su rostro, fue conducido hasta el lugar en uno de los cuatro vehículos camuflados que desplegó en la zona la Guardia Civil, que practicó el registro entre las 11.00 y las 14.30 horas.

De la vivienda, un primer piso del número 25 de la calle Puentezuelas que no fue acordonada durante el registro, los agentes sacaron varias cajas y bolsas.

Vecinos del edificio manifestaron a los periodistas que esa vivienda solía estar ocupada en los últimos meses por una pareja y que no apreciaron nunca comportamientos extraños.

El registro coincide con la reciente desarticulación en Barcelona del considerado como último comando del Grapo, que conllevó la detención de seis personas.