La Policía Nacional detuvo en el aeropuerto madrileño de Barajas al traficante de armas sirio Monzer al-Kassar, atendiendo a una orden de busca y captura emitida por un tribunal federal de Estados Unidos, donde se le acusa de varios delitos, entre ellos el de tráfico ilegal de armas a Colombia. Tras tomarle declaración, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó su ingreso en prisión provisional, que se llevó a cabo al mismo tiempo que una unidad del Grupo Especial de Operaciones (GEO) asaltaba su casa marbellí para evitar la destrucción de pruebas. La Embajada estadounidense en España consideró la operación una muestra de la "magnífica cooperación" entre EEUU y España.

Al-Kassar fue detenido la noche del jueves por agentes del Grupo de Fugitivos de la Brigada de Crimen Organizado de la UDYCO Central a su llegada al aeropuerto madrileño de Barajas, donde acababa de aterrizar procedente de Málaga. El traficante de armas sirio iba acompañado de dos guardaespaldas cuando fue abordado por los agentes. Al mismo tiempo, los GEO se desplazaban desde su base central en Guadalajara hasta la urbanización Atalaya de Marbella para participar junto al Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado (GRECO) de la Costa del Sol.

La participación de estas dos unidades de élite de la Policía estuvo motivada por el temor de que en el interior de su mansión marbellí hubiese guardaespaldas armados que opusiesen resistencia al arresto, según informaron fuentes de la investigación. Sin embargo, finalmente, en la finca los GEO sólo encontraron a once personas, entre miembros del servicio y del equipo de Seguridad de Al-Kassar, todos ellos desarmados. El traficante sirio, en busca y captura por EEUU, pasó la noche del jueves en dependencias judiciales y a las 10.30 horas de ayer fue conducido ante la Audiencia Nacional.

Al-Kassar es reclamado por un Tribunal Federal de Nueva York por múltiples cargos, entre ellos, conspiración para proporcionar ayuda y medios materiales a una organización terrorista, conspiración para matar a ciudadanos y oficiales americanos, conspiración para usar y adquirir misiles antiaéreos y por blanqueo de capitales.