Blanco hizo este llamamiento en la rueda de prensa con la que cerró el Comité Federal del PSOE y en la que explicó que un Gobierno de Puras con el apoyo de Nafarroa Bai es posible, pero también hay otras opciones.

El dirigente socialista fue preguntado por la intervención del secretario general del PSN, Carlos Chivite, en la reunión del Comité Federal en la que dijo confiar que el próximo Gobierno foral atienda a la voluntad de cambio que los navarros han expresado en las urnas.

Blanco subrayó que lo que los navarros pidieron en las urnas es que no hubiera una mayoría de UPN después de la "política de confrontación y división en exceso" e, incluso, de "engaño" por parte de ese partido.

Tras subrayar que UPN parece que ha rectificado, pero "tiene mucho que reconsiderar" aún, aseguró que los socialistas abogan por la unión frente a la confrontación y no descartan que, en torno al PSN, confluya una mayoría para garantizar el entendimiento y el acuerdo.

"Y nos gustaría que UPN diera un paso adelante para apoyar esta posición, para corresponsabilizarse en esta posición con el gobierno de Puras; no es verdad -añadió- que sólo sea posible un gobierno de Puras con el apoyo de Nafarroa Bai".

Precisó que esa opción es posible, pero añadió que también lo es que "quiénes fueron los protagonistas de la división y el enfrentamiento hayan tomado nota y faciliten un gobierno de Puras y puedan participar, incluso, en un gobierno de Puras".

Por ello, insistió en que "no está nada escrito" en relación con Navarra.

Por su parte, fuentes del Comité Federal socialista informaron de que, en la reunión, quiénes se refirieron a la situación en Navarra expresaron su respeto a las decisiones que adopte el PSN.

Entre los miembros del Comité que aludieron a Navarra se encontraban representantes de los socialistas vascos como Javier Rojo y Miguel Buen.

Las fuentes citadas informaron de que estos dirigentes apelaron también a la voluntad de cambio expresada por los navarros y defendieron la posibilidad de pactar con los nacionalismos moderados que respeten las reglas, en referencia a Nafarroa Bai.

"No se puede demonizar a nadie", fue la conclusión extraída de esas intervenciones por parte de un integrante del Comité Federal.