Las mismas fuentes refieren que un compañero del fallecido le vio con vida por última vez sobre las 19.30 horas de ayer, momento en que se encontraba arreglando una tubería de dicho estanque, que tiene cinco metros de profundidad y unas paredes muy inclinadas y resbaladizas.

Dicho compañero, agregó el portavoz del 112, regresó al estanque dos horas después y, al no encontrarle, trató de localizarle en el campo de golf, donde permanecía el vehículo del fallecido aparcado.

Finalmente avisaron al servicio de Emergencias 112 alrededor de las 23.15, y una dotación de la Guardia Civil, Bomberos de la Comunidad de Madrid y una Uvi móvil del SUMMA se trasladaron al lugar.

Allí, los bomberos drenaron el estanque y sobre la 1.30 horas encontraron el cuerpo sin vida del trabajador, que tuvo que ser recuperado con ayuda de unas cuerdas debido a lo resbaladizo e inclinación de las paredes y a su fondo fangoso.