Asimismo, tanto los libros de texto como todo el material didáctico que se utilice en las escuelas estará impreso en catalán, que es considerada en el decreto la lengua vehicular de la enseñanza. Sobre la posibilidad de que el decreto sea recurrido por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Maragall se mostró convencido de que cuenta con garantías jurídicas suficientes.

Ernest Maragall puso énfasis también en que el decreto "defiende las competencias de Cataluña" y "es coherente" con los recursos por conflicto de competencia presentado ante el Tribunal Constitucional por la Generalitat. El redactado final del decreto de Primaria, pendiente todavía de pasar por la comisión jurídica asesora y que no será aprobado por el ejecutivo catalán hasta final de junio, ha sufrido cambios importantes desde el primer texto presentado a los medios de comunicación y que daba cumplimiento sin ambigüedades al Real Decreto de mínimos del Gobierno.