Miles de mossos d´Esquadra se manifestaron ayer por el centro de Barcelona a favor del reconocimiento social y de la dignidad del cuerpo y reclamaron la dimisión del conseller de Interior, Relaciones Institucionales y Partición, Joan Saura.

Al grito de ´Saura dimisión´ partieron de plaza Catalunya en dirección a la sede de Interior, en Via Laietana. Allí, dos agentes fuera de servicio leyeron un manifiesto, consensuado por cinco de los seis sindicatos convocantes -APESME, que representa a comisarios e intendentes, prefirió quedarse al margen- en el que acusaban al departamento de ser el responsable principal del "descrédito" del Cuerpo.

En el texto, los sindicatos aseguraban tener el "absoluto convencimiento" de que "la responsabilidad de haber facilitado, promovido y permitido el descrédito de su propio Cuerpo es de Interior" y pedían a la Conselleria que asumiera "las responsabilidades políticas oportunas".

Según el manifiesto, con su actuación el departamento "ha conseguido el desprestigio de la tarea policial y la pérdida de la autoridad legal y moral de los policías", algo que tiene un "precio demasiado alto para los profesionales y para la sociedad a la que sirven y pertenecen".

En ese mismo sentido, acusan a Interior de "no respetar la presunción de inocencia de los policías" y de "utilizar la institución de forma partidista", con un uso "indiscriminado y público de las medidas cautelares" contra los agentes implicados en los dos supuestos casos de maltrato de la comisaría de Les Corts.