La ruptura formal del alto el fuego permanente que ha anunciado ETA pone fin a un periodo de más de 14 meses, 493 días, en los que la banda no ha cesado en ninguna de sus actividades terroristas. ETA ha activado la kale borroka según le ha interesado, no ha dejado de mandar cartas a empresarios vascos y navarros reclamando el impuesto revolucionario -exceptuando un pequeño parón veraniego-, perpetró un espectacular robo de 350 pistolas en el sur de Francia y el 30 de diciembre pasado mató a dos personas en un espectacular atentado en Madrid.

El anuncio de ayer de ETA ha puesto fin a la cuarta tregua ´total´ de la banda en la historia de los terroristas y la segunda más prolongada en el tiempo. La anterior tregua tuvo vigencia desde el 18 de septiembre de 1998 al 3 de diciembre de 1999. Durante sus 48 años de historia, la banda armada tiene ya a sus espaldas 819 víctimas mortales, y 84 secuestros.