El Gobierno ha optado por mantener el Nivel 2 de Alerta Antiterrorista, que activó con motivo del inicio del juicio del 11-M, tras el anuncio de ETA de que a partir de la pasada media noche acaba el periodo de alto el fuego "permanente" que comenzó el 24 de marzo de 2006, informaron fuentes del Ministerio del Interior. Mientras, los Servicios de Información barajan varias posibilidades sobre el regreso de ETA a los atentados, desde una acción espectacular, con coche-bomba y en principio incruenta, a la búsqueda de una víctima mortal.

Hay un dato que no se le ha escapado a los analistas y es la distancia entre el anuncio de ruptura y su entrada en vigor, que no llega a 24 horas, a diferencia de en 1999, cuando la banda hizo público el comunicado en la madrugada del 29 de noviembre entrando en vigor casi cuatro días después, el 3 de diciembre. En este sentido, exponen la posibilidad de que ETA atente, incluso, recién estrenado el nuevo periodo.

En todo caso, las fuentes consultadas aseguran que la decisión ya ha sido tomada por la dirección de la banda, que conoce cuándo y cómo atentará. Si en lugar de la colocación de un coche-bomba, con aviso incluido, opta por asesinar a una persona, la previsión del Gobierno desde después de la T-4 era que la preferencia de la organización terrorista sería uniformado, entre otras cosas, por el "bajo coste" que esa muerte tendría entre los miembros de la izquierda abertzale más contrarios a la violencia. Se sospecha que la banda cuenta con al menos 70 miembros en Francia.