La pequeña Yanire Vicente Izaga murió ayer en el hospital de St.

Thomas´s, en Londres, donde permanecía en estado crítico desde el pasado domingo, cuando fue ingresada con heridas en la cabeza.

La citada fuente policial dijo que no podía informar de la unidad sanitaria donde permanece Izaga, de 36 años y que el hombre trabajaba para la firma aseguradora Swiss Re.

Según el portavoz, se espera conocer a finales de esta semana el resultado de la autopsia de la menor.

El pasado domingo, Yanire fue encontrada con heridas y lesiones graves en la cabeza por agentes de la Policía, en el domicilio del empresario, situado en el barrio de Albert Embankment.

La policía acudió a la vivienda, cerca del Parlamento británico, después de que los vecinos alertaran de que se oían gritos, sollozos y golpes.

Izaga, natural de Bilbao, trabajaba en Swiss Re, con sede en el famoso rascacielos londinense conocido popularmente como "Pepino", según han indicado los medios británicos.

Detectives del equipo de investigación de abusos a menores de la policía de Londres se encargan del caso.

Según los medios de comunicación, la niña interrumpió a Izaga cuando estaba en la cama junto a su mujer, Ligia Barbosa, natural de Cabo Verde.

Cuando los agentes llegaron al apartamento de la pareja, descubrieron a la mujer con un brote de histeria, y a la niña en el suelo, sangrando por la nariz, oídos y boca.