El comandante del Mando Regional Oeste (RCW) de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), el general italiano Antonio Satta, advirtió ayer que ha constatado que "la amenaza ha aumentado" en la zona meridional del Oeste del país asiático, cuya responsabilidad recae en tropas italianas, españolas y estadounidenses.

Además, el militar reconoció que, en cualquiera de los casos, "poder disponer de más hombres sería útil no sólo por la seguridad, sino también para la reconstrucción y el desarrollo".

"Seguramente ha habido un aumento del riesgo, no al nivel de la ofensiva de primavera de la que todos habían hablado. Ciertamente, en el último periodo, la amenaza ha aumentado", señaló el comandante del RCW, que señaló que "esto se ha verificado sobre todo en la parte meridional de nuestra región, la que colinda con la región Sur, también porque la parte meridional de la región Oeste es mayoritariamente pastún y es de la misma etnia que la región Sur".

Según el general italiano "el nivel de riesgo más elevado" está en la provincia de Farah, al Sur de la de Herat, cerca de lo que las tropas ocupantes conocen como el ´Ring Road´ -la carretera que circunvala el país- y en el distrito de Shindand, al Sur de la provincia de Herat y conlindante con Farah. "De vez en cuando, también existen riesgos en Herat, puesto que allí existen obviamente las amenazas locales ligadas a la criminalidad", indicó asimismo.