La organización terrorista ETA envió esta semana una nueva remesa de cartas de extorsión a empresarios del País Vasco, en las que solicita aportaciones de 150.000 euros, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

La misiva, fechada en mayo de 2007 y redactada en euskera, fue recibida a partir del jueves de la pasada semana por numerosos empresarios, a quienes, sin expresar amenazas, ETA solicita de nuevo su ayuda para impulsar el proceso de "liberación y construcción de Euskal Herria". En el texto, con el anagrama de ETA, la banda terrorista expone que después de muchos años de lucha, "nos encontramos en un momento clave" y ante la posibilidad "de ser un pueblo libre". Pero, añade, "todavía queda mucho por hacer" para lograr superar el actual "marco jurídico-político" y, por ello, asegura que "el camino hacia la libertad de nuestro pueblo es largo y duro".

Billetes de 20, 50 y 100

ETA concluye reclamando a los empresarios su colaboración económica, les pide "discreción" y añade que, por razones de "seguridad", hagan sus "aportaciones" en billetes de 20, 50 y 100 euros. Fuentes de la lucha antiterrorista señalaron que a diferencia de las últimas remesas de cartas que fueron más limitadas, en esta ocasión ETA ha multiplicado sus envíos por todo el País Vasco.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Manuel Ayesa, confirmó tener "constancia" de la recepción en el mes de mayo de "un mínimo de nueve cartas" de extorsión enviadas por ETA a empresarios, "cuatro de ellas en el País Vasco y cinco en Navarra". Tras recordar que "ya teníamos constancia de una en Navarra y ahora sabemos de cuatro más", advirtió de que "pueden pertenecer a la misma remesa, pero depositadas en estafetas de correos de una manera mucho más discreta de lo que hacía antes" ETA, que ahora "van mandando un día una, otro otra y otro otra". No obstaante, la Confederación Empresarial Vasca, Confebask, reiteró ayer que no tiene "novedades", ni "constancia de ningún tipo" sobre nuevas cartas de extorsión de ETA, según manifestaron fuentes de la patronal vasca.