Unos 1.750 soldados de los tres Ejércitos, la Armada y la Guardia Civil, 45 aeronaves y 60 vehículos desfilaron ayer por la Avenida de los Peregrinos de León en la tradicional parada militar para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas. Más de 100.000 personas abarrotaron el acto que presidieron los Reyes y que tuvo dos protagonistas claros, los tres primeros helicópteros de ataque ´Tigre´, operativos en el Ejército español, y el prototipo de avión no tripulado de diseño y fabricación española, las últimas adquisiciones de Defensa.

Sobre las 12.00 horas llegaron los Reyes a la Avenida de los Peregrinos. El monarca, con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, la Reina Sofía, y el Príncipe de Asturias con uniforme de comandante de Ejército del Aire. Tras pasar revista a la fuerza, acompañados por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) general Félix Sanz, los Reyes accedieron después a la tribuna de autoridades, que congrega a toda la cúpula militar y ministerial, entre ellos el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, así como al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

La parada militar comenzó con el homenaje a la bandera y a los que dieron su vida por España, brindado por representantes de los tres ejércitos y la Guardia Civil con sus banderines y guiones. Izada ya ante la tribuna de autoridades la enseña nacional con la corona en honor de los fallecidos a su pie, se inició la exhibición aérea con las pasadas de los cazabombarderos F1, F5, F18 y Eurofighter, seguidos por aviones de transporte y helicópteros de la Armada. El bloque aéreo, con menor número de unidades que en otras exhibiciones pero con mayor vistosidad por su proximidad al público, lo cerraron los helicópteros de combate ´Tigre´, los tres primeros operativos en el Ejército español apoyados en ambos flancos por helicópteros Chinook, justo antes de que la Patrulla Águila dibujara los colores de la bandera nacional en el cielo leonés.

La Legión, protagonista

Posteriormente, el Rey, la reina y el príncipe Felipe, observaron el paso de las unidades mecanizadas, con especial protagonismo de los aviones no tripulados -el denominado Sistema Integrado de Vigilancia Aérea (SIVA)- y de las autobombas y el camión nodriza de la Unidad Militar de Emergencias.

Como es habitual en estos desfiles, la Guardia Civil, los Regulares de Ceuta y Melilla -avanzando a 90 pasos por minutos- y los legionarios -a 140 pasos por minuto- con su mascota fueron los más aplaudidos por el público y las gradas de invitados y personalidades. Al término de la parada, los Reyes y el Príncipe ofrecieron una recepción a las autoridades civiles y militares en el parador de San Marcos.