Expertos de los 27 países de la UE, Naciones Unidas y la Organización Marítima Internacional se reunirán el viernes en Bruselas para tratar de poner fin a las lagunas jurídicas sobre rescates en el mar tras los dos episodios ocurridos la pasada semana en el Mediterráneo central. La Comisión Europea ha organizado la reunión para buscar nuevas líneas de actuación que eviten incidentes similares a esos, en los que dos grupos de inmigrantes ilegales subsaharianos quedaron abandonados temporalmente por las disputas de Malta y Libia sobre qué país correspondía atenderles. La reunión de Bruselas del viernes analizará los problemas surgidos en los rescates en alta mar, tanto en aguas internacionales como en las de países no comunitarios. Además, se estudiarán cuestiones relativas al lugar donde desembarcar a las personas rescatadas, ya que las actuales normas internacionales "no son claras", dijo una fuente comunitaria. La normativa actual señala que todos los países miembros de la Organización Marítima Internacional deben cooperar para que los capitanes de los buques que recogen a personas en alta mar "se liberen lo antes posible", pero no detalla cómo ni en qué países deben desembarcarlas.