La misiva, fechada en mayo de 2007 y redactada en euskera, fue recibida a partir del jueves de esta semana por numerosos empresarios, a quienes, sin expresar amenazas, ETA solicita de nuevo su ayuda para impulsar el proceso de "liberación y construcción de Euskal Herria".

En el texto, con el anagrama de ETA, y al que tuvo acceso Efe, la banda terrorista expone que después de muchos años de lucha, "nos encontramos en un momento clave" y ante la posibilidad "de ser un pueblo libre".

Pero, añade, "todavía queda mucho por hacer" para lograr superar el actual "marco jurídico-político" y, por ello, asegura que "el camino hacia la libertad de nuestro pueblo es largo y duro".

ETA concluye reclamando a los empresarios su colaboración económica, les pide "discreción" y añade que, por razones de "seguridad", hagan sus "aportaciones" en billetes de 20, 50 y 100 euros.

Fuentes de la lucha antiterrorista señalaron que a diferencia de las últimas remesas de cartas que fueron más limitadas, en esta ocasión ETA ha multiplicado sus envíos por todo el País Vasco.