Los 26 inmigrantes marfileños rescatados de una patera que se hundía cerca de Malta que ayer llegaron a Tarragona fueron trasladados a un centro de acogida de la Cruz Roja y esta semana se iniciarán los trámites para que puedan pedir asilo político en España.

Los inmigrantes, que fueron rescatados por el remolcador catalán ´Montfalcó´ el 26 de mayo a 40 millas de Sicilia, llegaron hacia las 13.45 horas al dique del rompeolas del puerto de Tarragona a bordo del buque ´Clara Campoamor´ de Salvamento Marítimo, que se hizo cargo de ellos el pasado 31 de mayo. Allí, entre otros, les esperaban los servicios médicos de Cruz Roja, que habían instalado un hospital de campaña y tenían ya dispuestas cinco ambulancias para trasladar a los que estuvieran enfermos, así como efectivos de la Policía Portuaria, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Antes de bajar del buque de Salvamento Marítimo del Ministerio de Fomento, que ha estado escoltado en todo momento por las embarcaciones Río Francolí de la Guardia Civil y Diphda de Salvamento Marítimo, responsables de Sanidad y de la Cruz Roja inspeccionaron las instalaciones cumpliendo con un estricto protocolo de salud. El responsable de Sanidad Exterior de la Autoridad Portuaria de Tarragona, David Urzayz, explicó que durante el procedimiento "no se ha detectado ningún problema de sanidad pública", por lo que los inmigrantes marfileños han podido desembarcar a tierra, una operación que han realizado en grupos de cuatro. Al bajar de la pasarela, se les condujo hasta el hospital de campaña para una primera revisión médica, consistente en tomarles las constantes vitales y mirar la retina de los ojos.

Según explicó Ana Sabaté, coordinadora de la Cruz Roja de Tarragona, todos están "en muy buen estado de salud", mientras que, emocionalmente también están, en principio, bien y "tranquilos porque ya llevan unos días acogidos y no es lo mismo que cuando acaban de llegar en patera, por el choque emocional que reciben".

Asimismo, se les colocó una pulsera identificativa que refleja igualmente que no sufren patologías ni necesitan alimentación especial. Tras estos trámites, los 26 inmigrantes fueron trasladados a la comisaría de la Policía Nacional de Tarragona para una segunda identificación y luego a un centro de Cruz Roja no especificado para preservar su tranquilidad, donde se les apoyará socialmente y se les impartirán unas primeras nociones de salud e higiene.

Trasladados

Hasta que no empiecen los trámites para conseguir el asilo político, que la Subdelegación del Gobierno espera que soliciten la mayoría de ellos, serán trasladados a centros especializados de todo el Estado, teniendo en cuenta que Tarragona no cuenta con ninguno de ellos y que el de Barcelona dispone únicamente de ocho plazas. Está previsto que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) supervise y coordine el proceso, que se cursará a través del ministerio del Interior.